Soluciones intentadas redundantes

Término con el cual el Prof. Nardone se refiere a aquellos guiones, de emoción-pensamiento-acción, que en otros momentos nos fueron funcionales y que actualmente ya sea por demasía o por incongruencia con las circunstancias se convierten en problemáticos.

En ocasiones uno es ajeno a ellos, se activan de manera automática, otras a pesar de saber que no nos convienen nos encontramos inmersos en ellos sin saber bien que ha hecho que se activen, los padecemos, y por último algunos incluso creemos que los elegimos como los mejores y más útiles, defendiéndolos a muerte.

Una vez activado, el guión se puede expresar en tres ámbitos: las acciones, las comunicaciones, o las relaciones.

En el primero caso, actuamos de una manera determinada como si nos hubieran asignado un papel en una película en la que estamos solo esperando la réplica, y que sino llega en la forma deseada hacemos lo que convenga para conseguirla.

En el segundo, afecta a nuestra forma de comunicarnos consiguiendo llegar a la conclusión de que no nos han entendido nuestros interlocutores. Difícilmente nos planteamos que no nos hemos hecho entender.. o que ni siquiera lo hemos comunicado. Comunicación e información no son sinónimos!

Y por último – y no el menos importante sino muchas veces el más – otros influyen de manera extrema, sino determinan, la relación con uno mismo y con los otros. Ahí es la emoción que nos empuja a percibir la realidad de una manera determinada, construyéndola significativamente de manera que se asemeje a nuestro guión.

Pero no nos engañemos, yo casi aseguraría que los humanos, como seres sociales que somos, funcionamos con guiones. Nos son útiles como reductores de complejidad, los llevamos incorporados, consiguiéndolos a través de nuestra experiencia en el proceso de socialización en el que estamos inmersos desde antes de nacer. La familia ya nos piensa antes de que seamos ni siquiera proyecto.

El truco está en que sean funcionales, es decir flexibles, o como mínimo conscientes.

4 thoughts on “Soluciones intentadas redundantes

  1. Pilar Ramírez

    Gracias Mone, por recordarnos algo que, formando parte de nuestra cotidianeidad, a menudo olvidamos, y es que seguimos patrones de pensamiento, emoción y conducta que en un momento dado incorporamos porque obteníamos así un determinado beneficio (atención de los demás, auto-confianza, sensación de poder sobre otros, confort, etc.) y que, al no pasar por el filtro de la racionalización y revisión periódica, hoy todavía nos hace saltar “el automático” incluso cuando tal beneficio ya no existe, e incluso cuando se ha transformado en un claro perjuicio (a nivel social, de pareja, de relación paterno/filial, etc.) Es un buen recordatorio de que debemos estar abiertos, siempre a cuestionarnos todo para avanzar y seguir creciendo. Muchas gracias y un abrazo.

    1. montse Post author

      Lo de la racionalización no sé yo… yo soy más de aprovechar la capacidad que tenemos de cambiar de guiones, a raiz de mantener durante un tiempo la experiencia con otros nuevos que resulten más funcionales. Sin olvidar estar atentos a las excepciones que nos dan pistas!
      Gracias a ti por tus empujoncitos cariñosos. Un besazo,

  2. Oscar

    Gracias por compartir esta visión de Nardone, supongo que adaptada por ti. Es altamente interesante el poner luz sobre los automatismos que nos limitan. Interpreto que, en la mayor parte de los casos, de lo que se trata es de creencias instauradas en el subconsciente, y que aparecen de manera automática, mucho antes de que nuestro neocortex pueda procesar la información, haciendo que nuestras acciones, emociones y pensamientos, surjan de una manera que, en ese momento de nuestra existencia, es perjudicial para nosotros. Muchos de estos guiones son básicos para la supervivencia, para la vida diaria y para el disfrute (de la acción directamente resultante, o de las acciones que podemos realizar gracias a llevar a cabo esas en piloto automático). Y muchos de ellos en algún momento fueron positivos para nosotros y ahora ya no lo son. El poder poner el foco de atención en esos guiones y tomar conciencia de cómo y cuando aparecen, nos permite modificar todos aquellos que en estos momentos nos limitan y cambiarlos por otros que nos potencien.

    1. montse Post author

      Gracias Oscar por enriquecer mis palabras. Tu mención al procesamiento del neocórtex me parece muy interesante.
      Pero algunos no son inconscientes – ya sea al ponerlos en marcha o a posteriori – sino que incluso los defendemos y/o justificamos con palabras como “yo soy así”, convirtiendolos en identitarios. Ser consciente seria el primer paso, pero probar, y mantener, nuevos guiones más funcionales (adaptados y flexibles) es la clave, a mi entender. Aprovechemos que somos animales de costumbres!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.