Lo que pensamos y lo que sentimos…

Parecería que eso es lo que nos hace ser nosotros, pero como llegamos ahí?.

Si consultamos diferentes corrientes en Psicologia posiblemente nos darán respuestas diversas. Unos afirman que somos producto de nuestra experiencia, otros que tenemos un yo interno oculto
bajo capas de creencias impuestas por nuestro entorno, y aún hay aquellos que defienden que no se trata de que seamos uno sino que tenemos varios yoes que sacamos a pasear según conviene.

Pero en todas ellas, me parece encontrar esa necesidad de la diferencia. Ser yo significa no ser otro. Y así nos encerramos en esa congruencia como base de actuación, y el pensamiento como acto que racionaliza a posteriori y/o impulsa a entrar en interacción. Pero que mueve nuestro pensamiento?. Lo que sentimos forma parte de ese pensamiento?.

Diversas investigaciones empíricas parecen haber llegado a la conclusión de que aquello que llamamos sentimiento procede de un proceso cerebral de percepción, diferenciación y reconocimiento de las emociones experimentadas, como reacciones fisiológicas a estímulos percibidos, sin el cual no somos capaces de distinguir la alegría de la tristeza.

Por otro lado vivimos en un entorno cultural en el que muy a menudo se nos bombardea con consignas dirigidas a ser felices. Controla tus emociones, conócete a ti mismo, actúa desde tu yo interno… como si en el individuo estuviese la respuesta. Pero sorprendentemente cuando alguien nos explica sus dificultades casi siempre aparece otro u otros como coprotagonistas.

No será que, tal como afirma Norbert Elias, “todo yo es un nosotros”?. Y si así fuera, las voces que nos acompañan no serían múltiples y diversas, y a la vez nos definirían todas ellas?. Y que ocurre cuando dichas voces entablan discusiones feroces sobre lo que somos?. Como elegir aquellas que nos representan, o creemos más verdaderas?.

One thought on “Lo que pensamos y lo que sentimos…

  1. Josep

    La persona es un conjunto de pensamientos y sentimientos, con lo cuál no acaba de estar formada, está en constante evolución. Dependerá de la misma persona el que evolucione más o menos, dependiendo de la voluntad de evaluar y aceptar conocimientos nuevos.

    Por todo esto las personas somos diferentes del resto de personas, ni mejores ni peores.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.